parentesis.com/

Video: Smartwatch Samsung Gear S


Conoce a fondo el smartwatch de Samsung que no necesita tu celular para funcionar al 100%.

por: Carlos Peña

¿Es demasiado grande o tiene la medida perfecta? 

Recuerdo que cuando vi anunciado el Samsung Gear S lo primero que pasó por mi mente es que era un gadget enorme, con proporciones más allá de las que una persona podría considerar cómodas para utilizarlo como gadget de todos los días. Cuando lo tuve en mis manos por primera vez me di cuenta que definitivamente me estaba adelantando a los hechos. En efecto no es el smartwatch más discreto de los que han salido al mercado, pero la realidad es que ni se ve tan grande en la muñeca como pensaba, ni tampoco se siente tan pesado (67 gramos). 

 

Por supuesto que si tienes un brazo muy delgado puede que entonces sí se vea un poco desproporcional, pero afortunadamente su extensible tiene la característica de ajustarse –como cualquier reloj– para que no parezca que el reloj nada en tu muñeca. 

 

Estética del Gear S 

Pasando a la parte del diseño, me atrevo a decir que si bien la competencia cada vez está más reñida, hoy por hoy colocaría al Gear S en mi top 3 de smartwatches más bonitos del mercado. El extensible es de plástico liso y hay varios colores disponibles con la posibilidad incluso de conseguir correas nuevas para variar el estilo, aunque claro, por un precio considerable. 

 

Pero la verdadera magia del Gear S en las manos comienza cuando lo enciendes. Cuenta con una pantalla Super AMOLED curva de 2 pulgadas que realmente hace que parezca que tienes la pantalla de un mini teléfono contigo. Me ha tocado ver ya varios relojes inteligentes y ninguno tiene colores tan brillantes y atractivos como la familia de Samsung, de los cuales el S es hasta ahora el mejor representante de displays gracias a que es curvo y de forma cuadrada. No sólo visualmente es atractivo, sino también funcionalmente, y es que la respuesta al tacto es muy efectiva. 

 

La tecnología que lo acompaña 

Este smartwatch es el más completo en cuestión de especificaciones, gracias a sus sensores y tecnologías de conectividad inalámbrica de los cuales se desprende un sensor de ritmo cardiaco, un acelerómetro, un giroscopio, una ranura para tarjetas nanoSIM 3G, Bluetooth y Wi-Fi. 

 

Gracias a esto el reloj puede ser casi 100% independiente del celular, de manera que puedes llevártelo a correr y obtener una medición de actividad física, obtener direcciones con navegación GPS, escuchar música con la ayuda de audífonos Bluetooth, darle un vistazo a las noticias del día, descargar aplicaciones, jugar y hablar por teléfono o mandar mensajes, todo sin tener un celular en la mano. De hecho para lo único que necesitas sincronizar el Galaxy es para recibir las notificaciones de tus redes sociales y correo electrónico, así como para visualizarlas en pantalla completa, pues aunque el reloj tiene teclado, no es posible hacer una publicación en Twitter, Facebook y otras redes desde el reloj. 

 

Una de las herramientas que encontré más útiles fue la de S Health, pues toda la información que se recauda con el podómetro y el sensor de ritmo cardiaco se ve reflejada de manera muy entendible y rápida en la aplicación del celular, en donde los resultados son mostrados de forma mucho más fácil de interpretar. En caso de que la app S Health no sea de tu agrado también existen otras opciones como Nike+ y otras opciones disponibles en el apartado de aplicaciones hechas específicamente para el Gear S, las cuales se descargan de forma gratuita. 

En la teoría todas estas prestaciones suenan muy bien y en la práctica se disfrutan sin inconvenientes. Contestar y realizar una llamada es igual de cómodo que como se ve en los anuncios, ya que en el momento en el que sincronizas tu teléfono con el Gear la libreta de contactos se transfiere en cuestión de segundos. Quizás lo que resulta un poco incómodo es utilizar el teclado para escribir mensajes; y es que si bien no es una tarea imposible, a pesar del tamaño de la pantalla, la verdad es que sí se presta a muchos errores de precisión; para esto recomiendo utilizar el dictado por voz que viene integrado en la barra de espacio del teclado. 

 

¿El más potente? 

Decir que es el que tiene la mayor equipación tecnológica no me parece tan arriesgado como asegurar que es el más potente, dado que la competencia aún es poca y realmente no hay mucha diferencia frente a los relojes inteligentes de otras marcas en cuestión de velocidad. Lo que sí puedo reconocerle es que aún con todas las exigencias de su versión de Tizen no lo describiría como una plataforma lenta, sino todo lo contrario. 

 

Sólo una ocasión tuve problemas de velocidad y fue al tratar de correr un juego descargado de la tienda de apps, las razones pudieran radicar en la versión del juego que simplemente necesitaba una actualización, o en realidad que los 512 MB de RAM y el procesador de dos núcleos a 1 GHz son suficientes para navegar, escuchar música, medir actividad física y mostrar notificaciones de redes sociales, menos para correr un juego. Y si este fuera el caso me parece el menor de los riesgos dado todo lo que ofrece un smartwatch; la opción de correr juegos en una pantalla de 2 pulgadas me parece la menos atractiva. 

 

La batería que integra es de 300 mAh, una capacidad promedio para todos los relojes que han salido al mercado y razón por la cual se les ha criticado. Este tipo de gadgets alcanzan una duración de aproximadamente 2 días bajo un uso regular, o incluso menos en el caso del Gear si es que tienes encendida la conectividad 3G. En este sentido me pareció excelente que la caja del reloj incluya un pequeño aditamento que no sólo funciona como adaptador para cargar el reloj, sino también como batería extra, algo que no integran otros relojes de la familia Gear. 

 

 

Nivel de personalización 

 

Tizen es el sistema operativo encargado de darle vida al Gear S y entre las primeras impresiones positivas está el nivel de personalización que permite en un gadget como éste que inevitablemente es 50% tecnología y 50% accesorio de moda. Para ello se añadieron nuevas carátulas al reloj de manera que igual puedes utilizarlo en un evento formal, en una mañana de ejercicio o en una salida con amigos. Incluso es posible establecer una fotografía capturada con tu teléfono como fondo de pantalla. 

 

Lo que no es tan atractivo 

Los únicos inconvenientes que encuentro con este gadget tienen que ver con la compatibilidad, y es que estos relojes sólo funcionan con los teléfonos Samsung Galaxy (de las gamas más altas), que para quienes no cuentan con auto propio puede ser un poco arriesgado salir con un gadget tan llamativo a la calle y, por último y aún más importante, que para sacarle provecho a la conectividad 3G hay que tener un chip Telcel con una línea independiente. 

 

La idea de esto suena increíble, pero en la práctica resulta un poco complicado tener que manejarte con dos líneas distintas, una para tu teléfono y otra para tu reloj. En un mundo ideal debería existir la opción de poder vincular la línea de siempre de tu teléfono al segundo chip del reloj de manera que no tengas que advertirle a la gente cuándo te pueden localizar en el reloj, y cuándo en el teléfono. 

Nos interesa tu opinión:

  • ¿Cuál te parece que sea el principal rival para este Samsung Gear S?
  • ¿Qué opinas sobre el tener que utilizar dos líneas distintas para usar su servicio de llamadas y mensajes?
  • ¿Qué crees que le haga falta a este smartwatch?

Comenta: